11 de diciembre de 2015, la sala Mattise acogía un Siberian Fest que tendría en la actuación de Kitai uno de sus momentos más álgidos. Ayer, más de tres años después, volvíamos a reunirnos con los “Pirómanos”, en esta ocasión en la sala Wah Wah, para un concierto que dejó la sensación de una banda situada en el rampa de salida para salir lanzada hacía el éxito.

De aquella primera visita a tierras valencianas siguen manteniendo la misma fuerza descontrolada sobre el escenario. Pero durante este  largo camino, la banda de Alex, Deiv, Fabio y Edu ha crecido en una madurez que observamos sobre el escenario y que les permitió regalarnos más de una hora de concierto donde su último LP, “Pirómanos”, fue el gran protagonista.

Las notas empiezan a sonar sobre el escenario y a los pocos segundos todo  se transforma en un gran show dirigido al compás de las canciones de Kitai. Poco a poco la sala empezaba a prenderse con el fuego de Kitai, y para cuando llego el turno de Riviera Maya, la Wah Wah ya se había transformado en una gran fiesta.

Pocas bandas son capaces de transmitir tanto sobre el escenario. Desde el primer segundo los cuatro componentes de Kitai no dudan en darlo todo sobre las tablas. Fuerza desmedida para todo tipo de públicos. Puedes deleitarte con los guitarrazos de Edu, los dedos de Fabio viajando por su bajo con una habilidad que nada tendría que envidiar a Flea, la magia de un Deiv hipnotizado por su batería o la enajenación de Alex a cada canción.

Dentro de toda esta vorágine de fuerza y energía, hubo un momento para la calma. Alex se puso al mando de la guitarra acústica y lanzó una flecha directa a nuestros corazones con KitaiTras este pequeño “impás”, H2O, Tirar a matar Sientes el golpe dieron los últimos asalto del concierto.

Es una auténtica gozada para los sentidos acudir a un concierto de Kitai. Una banda que no se deja ni un gramo de energía fuera del escenario. Un grupo que actúan igual en el F.I.B. que en la Wah Wah de Valencia. Kitai tiene claro que su potencial les puede llevar a los altares de la música nacional, sabes cual es su objetivo, y paso a paso cada día se acercan más a él. Prueba de que la banda puede conseguir todo lo que quiera ha sido este concierto en Valencia y su fin de gira con 2000 personas en La Riviera el próximo 8 de marzo. Un concierto que tendrá ya disponible el nuevo material que lanzará la banda las próximas semanas y que nos comentó en una nueva entrega de “Las entrevistas de Festibalazos” que muy pronto saldrá a la luz. Una vez más Kitai nos demostró anoche que el cielo es su único límite.

Artículo: Pau Pozo

Fotografías: Klaudia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *